ADNdeportivo.com
Chapecoense 2016

Tiro a gol desde el cielo: Chapecoense, a un año de la tragedia

El 28 de noviembre de 2016 el avión del Chapecoense, equipo de futbol brasileño, se accidentó mientras viajaba a Colombia para jugar la Final de Copa Sudamericana ante Atlético Nacional. Murieron 71 personas.

“El avión se apagó y con él todas las luces. Nos dimos cuenta de que algo había pasado. Solamente me dio tiempo de rezar y pedirle a Dios que nos protegiese”, Jackson Follmann, jugador sobreviviente de la tragedia del Chapecoense.

¿Has viajado en avión?, ¿A dónde fuiste la última vez?, ¿Qué llevabas en la maleta?, ¿En algún momento pasó por tu mente que el avión puede caer? Esta es la historia del equipo de futbol que conmovió al mundo en 2016, el relato de un club en búsqueda de una alegría y que en el camino encontró la tragedia. Ellos tuvieron el infortunio de abordar el vuelo que nunca debieron tomar, pero esto pudo pasarle a Lio Messi o a cualquier persona, incluso a ti.

Un equipo desconocido a un paso de la gloria

La aventura del Chapecoense comenzó en 2015 con la Copa de Brasil, uno de los torneos del futbol amazónico y que les dio la oportunidad de jugar la Copa Sudamericana. El equipo no conocía el plano internacional y 2016 marcaría su segunda participación en este torneo continental.

Chapecoense no es un equipo laureado en Brasil. Su palmarés apenas suma cinco títulos regionales. Todos ganados en el campeonato estatal de Santa Catarina. Chapecó es la sede del ‘Chapé’, mote que la afición dio al equipo de la ciudad. La Arena Condá es la casa del equipo y en cada juego reúne a poco más de 22 mil espectadores, algo equivalente al quince por ciento de la población en Chapecó, una ciudad dedicada a la industria del procesamiento de alimentos.

Arena Conda Chapecó
La Arena Condá es la casa del Chapecoense. (Foto: Especial)

El sueño llamado ‘Sudamericana’

El inicio del torneo los enfrentó ante el Cuiabá, otro equipo brasileño al cual derrotaron 3-2 en agosto de 2015. Como en cada certamen, los rivales se hacen más fuertes en cada ronda; Chapecoense tendría que enfrentar a los mejores para ser campeón.

Las casas de apuestas ubicaban al ‘Chapé’ entre el lugar 16 y 47 de favoritos al título, los equipos colombianos tenían preferencia en este rubro; empero de todo pronóstico, los de Chapecó fueron quitando uno a uno a sus rivales en la Copa. Cayó el Independiente de Avellaneda y después el Junior de Barranquilla; el primero 5-4 en penaltis y el segundo con un contundente 3-1.

La primera final internacional, un festejo memorable

Para noviembre, a un mes de la final, los expertos en deportes creían que el campeón, San Lorenzo de Almagro, terminaría con el sueño de este equipo brasileño pero una vez más Chapecoense sorprendió en las Semifinales y echó al monarca tras un empate a uno y ganar su pase a la final gracias al criterio de desempate de gol como visitante. A partir de este momento, Chapecó y su equipo ya eran tema de conversación en Sudamérica.

La ciudad se paralizó esa noche. Chapecó representaría al futbol brasileño en la disputa por un título internacional. Jugadores y cuerpo técnico realizaron un festejo que quedó grabado en un video viral, donde el plantel cantaba “¡Vamos, vamos, Chapé!”, el canto con el que su hinchada los impulsó. Agitaban sus toallas en lo alto y utilizaban los banquillos del vestidor como tambores para acompañar el cántico, el agua volaba por su camerino en señal de júbilo. Todo era fiesta.

El camino a Medellín, la noche de la tragedia

“¡Amigos!, ya va a comenzar nuestro viaje para Colombia, para jugar la final”, expresó el defensa Alan Ruschel antes de despegar rumbo a Medellín, donde el Atlético Nacional ya los esperaba para la final de ida.

La directiva del club rentó los servicios de la aerolínea boliviana LAMIA, una empresa especializada en vuelos chárter y que presumía experiencia en viajes de equipos deportivos. El plantel tendría que trasladarse a Sao Paulo, Brasil, para abordar el jet British Aeroplace (BAE) 146 y, de ahí, viajar hasta Santa Cruz de la Sierra, Bolivia para luego llegar hasta Medellín, Colombia.

La mañana del lunes 28 de noviembre, el plantel llegó al Aeropuerto de Sao Paulo y ponerse en marcha a Colombia, sólo nueve jugadores no viajaron. YouTube registra otro video donde el club se despide antes de iniciar la travesía aérea. “Estamos iniciando el procedimiento de embarque para viajar a la ciudad de Medellín. Vamos a enfrentar el partido más importante en la historia del club”, relató Cadú Gaucho, integrante del club en el video.

Eran las diez de la noche (hora de Colombia) cuando el avión sobrevolaba una zona montañosa del municipio de La Unión. El vuelo debía aterrizar a las 21:33 hrs, pero a pesar del retraso, se encontraban a escasos 16 kilómetros del Aeropuerto José María Córdoba de Medellín, en el vecino municipio de Rionegro. Era una noche lluviosa, cual presagio de lo que venía.

La hora nona

“El avión se apagó y con él todas las luces. Nos dimos cuenta de que algo había pasado. Solamente me dio tiempo de rezar y pedirle a Dios que nos protegiese”, cuenta Jackson Follmann, futbolista sobreviviente a la tragedia.

En aquel momento comenzó el sufrimiento para los 77 pasajeros del vuelo de LAMIA. El piloto, Miguel Quiroga, se percató de que el avión presentaba problemas y pidió apoyo a la torre de control del Aeropuerto. Aquí la transcripción de El País del audio en la petición de auxilio:

Piloto: Señorita Lamia 933 está en falla total, falla eléctrica total, sin combustible.

Torre de control: Pista libre y esperando lluvia sobre la superficie Lamia 933, bomberos alertados.

Piloto: Vectores señorita, vectores a la pista.

Torre de control: La señal radar se perdió, no lo tengo, notifique rumbo ahora.

Piloto: Estamos con rumbo 3-6-0, con rumbo 3-6-0.

Torre de control: Vire por la izquierda 0-1-0 proceder al localizador del VOR de Rionegro una milla delante del (…) le confirmo por la izquierda con rumbo 3-5-0.

Piloto: A la izquierda 3-5-0 señorita.

Torre de control: Sí correcto, usted está a una milla del VOR de Rionegro.

Torre de control: No lo tengo con la altitud Lamia 933.

Piloto: 9.000 pies señorita. ¡Vectores, vectores!

Torre de control: Usted está a 8,2 millas de la pista.

Piloto: ¡Jesús!

Torre de control: ¿Que altitud tiene ahora?

Torre de control: ¿Lamia 933 posición?

A la espera de auxilio

Este fue el último contacto con el vuelo CP-2933 de LAMIA. Entre las once y las doce la noche (tiempo de México), la noticia comenzaría a esparcirse a través de Internet, sobre todo mediante redes sociales. El avión que transportaba al Chapecoense se había estrellado. Jackson Follmann relata cómo vivió la caída del jet en las montañas de La Unión:

“Recuerdo que el avión no cayó rápido. Fue planeando y avanzando y en el momento del impacto me desmayé. En el momento en que abrí los ojos yo tenía miedo de morir. ¡Sálvenme!, gritaba pidiendo socorro. Abría y cerraba los ojos hasta que vi una linterna y alguien gritó: ¡Policía nacional!, ahí me tranquilicé”.

Chapecoense, luto mundial

Una vez conocida la tragedia, las muestras de apoyo y solidaridad comenzaron a llegar junto con homenajes póstumos. Jackson Follmann, Alan Ruschel y Helio Neto fueron los futbolistas sobrevivientes junto con la auxiliar de vuelo, Ximena Suárez; Erwin Tumirik, técnico de aviación y Rafael Henzel.

Chapecoense-homenaje-hinchas-de-Chapecó
La afición de Chapecó se hizo presente en las gradas de la Arena Condá para rendir homenaje a su equipo. (Foto: Especial)

Posibles causas de la tragedia

El gobierno boliviano retiró el permiso para volar a la línea LAMIA, la cual es señalada como responsable de la tragedia. Se tiene una hipótesis principal que señala al piloto, Miguel Quiroga, como cómplice en una negligencia de aviación. Asimismo -y como dato curioso- Lionel Messi y la Selección Argentina habían viajado en ese avión meses atrás.


Se estima que Quiroga y su tripulación quisieron “ahorrar” la recarga de combustible en Bolivia y se arriesgaron a volar hasta Colombia con el carburante “exacto”, claramente el cálculo falló. 71 muertos de 77 pasajeros, entre ellos 20 periodistas.

El corazón del ‘Chape’ sigue latiendo

Según el diario antioqueño, El Colombiano, en diciembre se darán a conocer los resultados de la investigación que Aeronáutica Civil de Colombia ha realizado para determinar las causas del percance. A un año del accidente, Chapecó y su equipo han tenido que seguir adelante.

Cabe recordar que el equipo de Chapecó fue declarado Campeón de la Copa Sudamericana 2016 por petición del Atlético Nacional. Hoy en día, el equipo está reconstruido pero permanecen Neto y Ruschel y, hasta ahora, marchan como noveno en el Brasileirao. Eso sí, nadie olvida lo ocurrido en aquel noviembre de 2016.

“En un país donde tantas personas piensan que son gigantes, Chapecoense sabía su tamaño y cuánto podían crecer. Este equipo es un ejemplo moral”.

Rafael Rocha
Escritor del futbol brasileño.

 

Con información de The New York Times, El País, BBC Mundo y CONMEBOL.

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado al futbol, boxeo y olimpismo. Periodista deportivo en formación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.