ADNdeportivo.com

NFL México La Experiencia: Raiders, Patriots y algunos perdidos en el Azteca

Alrededor de medio día, miles de seguidores de la NFL se dieron cita en el Estadio Azteca para presenciar el tercer juego de temporada regular en la historia de nuestro país.

Aficionados de todas partes del mundo, comenzaron a llegar desde muy temprano al Coloso de Santa Úrsula. Ya fuera por transporte público o carro particular, en la ciudad se respiraba el ambiente de ’emparrillado’ desde que comenzó la semana.

Fue un domingo diferente. En el deporte local, se definía la fase final del campeonato de futbol de Primera División, el América, dueño de la casa que albergó a Raiders, jugaba en Torreón por la tarde, mientras su ‘nido’ fue interceptado por gente que poco le interesaba, al menos por unas horas, el desarrollo de la Liga MX.

Llegaban las aficiones protagonistas, por un lado los Patriots, esa afición orgullosa de tener a Tom Brady en sus filas. Muchísimas playeras del Quarterback de New England hacía pensar que era el de mayor popularidad… o quizá el único que conocían algunos de las dos plantillas. Del otro lado unos ‘malosos’; pintados, disfrazados, de otra galaxia y del No Mundo se hicieron presentes en el recinto de Santa Úrsula para apoyar a los de negro y plata en un par de horas.

Entre eventos, comida y mucha venta de productos de futbol americano, se encontraban aficiones perdidas. Los Denver Broncos, San Francisco 49ers, Los Angeles Rams, Indiniapolis Colts, Pittsburgh Steelers y Dallas Cowboys también deambulaban a las afueras del estadio; su equipo no estaba ahí, pero la fiebre de ver a los héroes de la NFL en México los había contagiado. Los más perdidos, pero bienvenidos fueron los pamboleros, ¡sí!, seguidores del Tri veían a como su casa era invadida.

El partido fue de un solo lado, pero contrario a un enojo, a gritar cosas fuera de lugar o que la afición del equipo perdedor se retirara, se mantuvieron hasta el final del encuentro. Poco que contar en el campo, pero en las gradas la fiesta unió a toda la afición mexicana por un deporte, no por los colores. Tom Brady escuchó su nombre en más de una ocasión; en poco tiempo supimos quien era el rey de la fiesta.

Un merecedio y emotivo homenaje en el medio tiempo, selló un lazo perfecto entre la gente y la liga, mismo que fue premiado con mantener juegos de este calibre hasta 2021.

Los Raiders quedaron a deber, pero las 77 mil 357 personas que acudieron al evento salieron satisfechas porque un partido, se transformó en una fiesta y ansiosos esperamos a los inquilinos del próximo año.

Alejandro Rodríguez | @AlexDeRayos

Alejandro Rodríguez | @AlexDeRayos

Egresado de la Carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, UNAM. Frustrado escritor amante del arte, en particular música, fotografía y la literatura. Apasionado de los deportes y enamorado de Holanda, Raiders y el Necaxa.