ADNdeportivo.com
Telstar 18
Inicio » ¡Hasta siempre, Rusia 2018!

¡Hasta siempre, Rusia 2018!

Te fuiste. Como cada 4 años, como cada 35,040 horas o cada 1,460 días, nos harás esperar para volver a verte, a disfrutarte y a ilusionarnos contigo; pero no nos dejas desamparados, con nosotros queda la herencia de lo sobrehumano que se convirtió en posible dentro de un rectángulo de césped; quedan las asombrosas historias dignas de cuentos de hadas, como aquella en la que un país con menos de medio millón de habitantes borró del campo a uno de los astros del deporte; a uno de esos dioses que tú despojaste de la toga y le pusiste apariencia de mortal.

Argentina vs Islandia
Messi falló el penalti ante la Selección de Islandia (Foto: Especial)

Con nosotros queda la moraleja de pelear hasta el último aliento cuando la batalla es en patio propio, aunque el rival de enfrente cuente con un arsenal de terror; el corazón no es un arma tangible. Como Rusia contra España o como México ante Alemania.

De igual manera, nos enseñas la lección del pequeño gran mentiroso que se coló hasta la antesala del título con más dicha que buenas prácticas, pues esos que coreaban “it’s coming home” no se dieron cuenta de que tu pasaporte no comprende banderas, sino el buen trato de tu más preciado hijo, el balón.

México vs Alemania
México derrotó por primera vez en su historia a Alemania en Copas del Mundo (Foto: Especial)

Vivimos 31 días de alegrías, de historias llenas de magia en las que te volviste misericordiosa. Dejaste de lado los pecados que nadie entiende cuáles fueron para que Perú buscara tu perdón por 36 años, pero al fin lo consiguió, se reunió contigo a más de 12,000 kilómetros de distancia. O, ¿Qué me dices de Panamá? Por fin te apareciste en la tierra que tanto te buscó y cuánto te le escondías. Conciliaste la relación con quienes más te necesitaban y, aunque una vez llegado el día de la verdad no les fue del todo bien, hoy sus gigantescos pueblos duermen con paz, esa que sólo los sueños redondos entregan.

Lo volviste a hacer. Volviste a cumplir con el propósito que, estoy seguro, tuvo en su cabeza el genio que inventó el fútbol: todo es para todos en la tierra de las patadas. Porque no será el invento que elimine las guerras o las injusticias y desgracias en el mundo, mal estaríamos en pensar que de ello se trata, pero el balompié está aquí para hacernos creer que en la alfombra de las ilusiones, el grito de gol es inigualable a cualquier otro en la faz de la tierra.

Perú en eliminación
Después de una ausencia de más de 3 décadas, Perú regresó a Copa del Mundo (Foto: Especial)

También nos hablaste con la verdad. Nos regresaste al lugar donde pertenecemos y nos diste una lección de humildad. Porque tu propósito es hacernos creer, pero el nuestro es que nos cumplas y no pudimos; al menos no mi tierra.

Demostraste que la grandeza se forja con carácter, con habilidad y con esfuerzo; que en tu campo juegan las piernas, no la boca ni los tintes en el cabello y que tu bendito universal lenguaje, aún nos cuesta descifrarlo.

Hoy has dejado a un pretendiente abrir la puerta del comedor donde se sientan los contendientes; pero no se trataba de nosotros, sino de los balcánicos. Porque ‘entre menos, es mejor’ y así lo comprendió Croacia con sus 4.5 millones de habitantes y su tableado escudo que emula una batalla de ajedrez ganada por el Rey Drzislav.

El fútbol también se piensa y se proyecta estratégicamente; hoy no fue el Rey, fueron los peones los que libraron la guerra napoleónica y buscaron culminar con la enigmática Francia para abrirse espacio en ese título que todos quisieran ligar en una oración con el nombre de su país, pero sólo 8 tienen derecho: Campeón del Mundo.

Lo volviste a hacer. Hiciste presente el filme de ‘Los ocho más odiados’ para que de nuevo, en Qatar, algún osado busque hacer más extensa la lista de los que te poseen.

Francia campeón
Francia se coronó ante Croacia por 4-2 (Foto: Especial)

Otra gran lección que nos diste fue la de la unidad; que en el deporte no existe raza superior ni fronteras que contrasten a blancos o negros, pues quien hoy te resguardará por los siguientes 48 meses, generó un pacto de no agresión con pueblos africanos; para ser exactos 15 soldados del continente más antiguo, encontraron la gloria con la patria de la Torre Eiffel. 

Gracias, anhelo de oro. Hoy te retiras para alargar la espera de 4 años (quizá 4 y medio), pero puedes irte tranquila, llevaste lo prometido a los ojos de los siempre enjundiosos aficionados. Nos contagiaste de la vorágine de emociones que siempre prometes: tristeza, llanto, felicidad, ansiedad, angustia, temor y valentía. Sé que tú que me lees, comprendes de qué estoy hablando, porque la Copa del Mundo encontró la relatividad de la que tanto hablaba Einstein y colocó como ejemplo al deporte… Conglomeró el orbe en un sólo uso horario, pero el tiempo corrió a distintas velocidades y a diferentes colores.

Copa del Mundo
Foto: Especial

Miguel Enríquez | @MiguelEnriquezH

Sacrifico horas de sueño por un sueño más grande.