ADNdeportivo.com
GGG vs Canelo
Inicio » Gennady Golovkin: Triunfo sin guerra

Gennady Golovkin: Triunfo sin guerra

Si bien es cierto que los campeones se forjan en el área de combate, las historias para llegar al momento de la trascendencia son lo que valen. En una pequeña región al norte de Kazajistán con pobladores nativos alemanes, una pareja de migrantes pondría contra las cuerdas al gremio boxístico y aterrizaría los focos en el país euroasiático tres décadas después. 

Forjar carácter

Gennady Gennádievich Golovkin, nació en Karagandá el 8 de abril de 1982. Su padre, de nacionalidad rusa, trabajaba en una mina de carbón, una de las grandes producciones de la región. Por otro lado, su madre era de orígen coreano, una mujer que asistía en un laboratorio químico.

GGG Olímpico
Foto: Especial

La tragedia abordo a ‘GGG’ cuando tenía ocho años. Sus hermanos mayores, Vadim y Sergei, lo habían incentivado a participar en el boxeo; los kazajos son de amplia talla y en deportes de contacto suelen tener potencial. Enlistados en la armada rusa, la familia Golovkin fue testigo de la pérdida de dos elementos por defender la patria de su padre.

El movimiento de las Repúblicas de la Unión Soviética se tornó en principios de los años 90´s con la independencia de varios países. También fue nombrado o mejor conocido como Desfile de Soberanía. Los golpes de estado y las guerras en el norte del planeta fueron una constante. Como dicta la patria, los enlistados deberían defenderla con su vida, cuestión que pagaron Vadim (1991) y Sergei (1994). 

Gennady no siguió el mismo camino. Como aquél bombardero que pudo ser, prefirió concentrar sus cañones en los puños y su movimiento de cintura no para evitar las balas, sino los golpes dentro del cuadrilátero. La tragedia tiene una virtud: el bálsamo de motivación para hacer sentir orgulloso a los propios. 

Sus mejores memorias al lado de sus hermanos, partían de marcar al contrario. Temerario como un niño, el pequeño kazajo no se intimidaba y peleaba continuamente en boxeo, luchas o en la calle, todo ello como un reto que lanzaban los mayores de su sangre.

GGG Kazajistán
Foto: Especial

De cara a la gloria

Conforme creció, ‘GGG’ destacó en el boxeo amateur y se postuló para una beca en la que pudiera mostrarse al mundo. La ganó. Golovkin se colgó la medalla de oro en Bangok 2003 durante el torneo mundial de boxeo aficionado; el nuevo comandante de la dinastía terminó invicto y con clara diferencia en el certámen.

Al siguiente año venía su primera prueba en representación a su país: los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Ahí, el temor del boxeo amateur sólo podría conquistar la plata, sin embargo, se prometería no perder cuando la era profesional tuviera su tiempo.

Así fue. Gennady firmó con la promotora UBP y se mudó a Alemania, donde no defraudaría la confianza de sus visores, pues sorprendía como uno de los mejores pesos medios del mundo y ganaría 16 de sus primeras 19 peleas por knockuot. Unos meses después, el futuro campeón mundial se sentiría defraudado por la promotora debido a que sintió preferencia de parte de ellos a otros peleadores; Golovkin sólo permanecía en la vitrina exhibido, hasta que aterrizó en Los Ángeles.

GGG gana una pelea
Foto: Especial

Abel y ‘GGG’, la combinación perfecta

En California, el peleador encontraría a Abel Sánchez como entrenador, donde el mexicano quedaría sorprendido por la potencia de piernas, puños y disposición del kazajo. Una época dorada estaría por comenzar.

La fría disciplina soviética se combinó con la potencia y picardía mexicana, el entrenador lo llevó a visualizarse como uno de los grandes de la historia, comparándose con otros peleadores de la talla de Mohammed Alí o Floyd Mayweather. A partir de ahí, la racha de invictos en escenarios más globales seguiría; hombres de la talla de Curtis Stevens, Osumanu Adama, Marco Antonio Rubio, o Saúl ‘Canelo’ Álvarez, no han podido hacer que el chico de Karagandá pruebe la lona. 

Gennady vive en su tiempo libre en Hamburgo, Alemania, donde se mantiene alejado de los reflectores con su esposa Alina y su hijo Vadim (en honor a su hermano).  Un sólo empate ha sido su peor resultado, lo demás se cuenta como 38 peleas ganadas, 34 por KO, cifra que lo convierte en el peleador más efectivo de la historia en el peso medio, con 87% de resoluciones por la vía del cloroformo. 

GGG
Foto: Especial

La paciencia, el liderazgo y las ganas de salir adelante, hicieron que ‘GGG’ hoy esté rumbo a defender 3 títulos internacionales ante Saúl Álvarez. Un tipo humilde que decidió concentrar el dolor familiar en un legado boxístico.

 

Miguel Enríquez | @MiguelEnriquezH

Sacrifico horas de sueño por un sueño más grande.