ADNdeportivo.com
Eusebio marca en Inglaterra 1966
Inicio » Eusébio da Silva: La vida bajo el eclipse del ‘astro rey’

Eusébio da Silva: La vida bajo el eclipse del ‘astro rey’

Dicen por ahí que en la vida también se gana perdiendo. Grandes figuras a lo largo de la historia han sido opacadas por hombres que vivían adelantados a su época; cuando los fenómenos aparecen para subir el listón, ser bueno no basta.

Entre las décadas de 1960 y 1970 surgió en el deporte algo así como la competencia entre Nikola Tesla y Thomas Alva Edison dentro de la denominada Guerra de las corrientes. Un par de extraños oriundos de ambientes calurosos harían explotar las canchas de fútbol. Si la temperatura era elevada, la dinamita de sus botines la haría insoportable para cada defensiva: un nuevo confrontamiento estaba en escena, el de la selva.

Eusebio después de un encuentro
Foto: Especial

Pelé y Eusébio se enfrentaban a miles de kilómetros de distancia y en mundos completamente paralelos. Triunfar en Europa no era una cuestión sencilla para los americanos, por ello, ‘O’rey’ decidió romper las redes de su natal Brasil hasta cansarse tanto como las gargantas de quienes narraban sus encuentros.

Ir a un partido del Santos en Sao Paolo liderado por un jóven de 17 años era un espectáculo con el que ni el carnaval de Río contaba. Edson Arantes Do Nascimento no necesitó ‘cruzar el charco’ para estar en boca de todos, levantar Copas del Mundo bastó para dejar huella en la memoria de todo el planeta.

El africano que reinó en Lisboa

El 25 de enero de 1942, bajo el calor de la jungla en Mozambique, nació Eusébio da Silva Ferreira, un niño que desde sus inicios de vida mantuvo el balón bajo el brazo. Dentro de un seno familiar extremadamente pobre, la pequeña ‘pantera’ aludía a su apodo de fiera que necesita libertad: saltaba las clases de su escuela para jugar en campos improvisados que él mismo imaginaba. Los sueños redondos siempre son infinitos.

Debutó con el Maxaneque, club de su ciudad natal Maputo, en 1957. Su capacidad goleadora la demostró sin demasiado esfuerzo, pues marcó 77 goles en 42 partidos. Como su mamá era nativa del África Occidental Portuguesa, Eusébio no tuvo problema en ser visto por uno de los clubes que él se encargaría de hacer de los más ganadores a la postre, el Benfica.

Eusebio con Benfica
Foto: Especial

Con el hambre de un esclavo con oportunidad de colonizar, ‘la perla negra’ se hartó de poner récords con la camiseta de las águilas portuguesas. A lo largo de su trayectoria con el club de la capital, el chico de la selva conquistó 11 Primeiras Ligas, 5 Copas Nacionales, 1 Copa de Europa y marcó 473 goles en 440 partidos disputados.

Bajo el triste y autoritario régimen político de la posguerra en Europa, liderado por Antonio de Oliveira Salazar en el país ibérico, Eusébio alegró a la población bajo el concepto del buen soldado impuesto en una categoría donde ganar no era sólo lo más importante, sino lo único, el fútbol.

Con balones de cuero, tachones metálicos y un deporte más aguerrido que el del siglo XXI, el humilde y servicial jugador dejaba sus valores en el vestuario cuando entraba a la cancha. La potencia, el engaño, la velocidad y la fuerza al golpear el esférico rumbo al arco rival, eran características que conjuntaba ‘la pantera’. Si el portero no sabía lo que dolía un pelotazo de cuero, el portugués se encargaba de recordarlo.

Todo el mundo, un evento: Eusébio y la Copa de 1966

Portugal nunca fue una selección favorita a levantar los campeonatos internacionales, pero como quien cuenta con un As bajo la manga, para los lusos valdría la ayuda africana, una mano negra.

Como quien no teme desafiar a la suerte, Eusébio se apoderó de la casaca número 13. Si de conquistar tierras nuevas se trata, los portugueses cuentan con la experiencia de los mejores navegantes en la historia; ¿qué tan difícil podía ser? el caso era similar, apoderarse de un objeto redondo para llevarse la gran recompensa.

En aquellos tiempos el Mundial se disputaba con 16 selecciones y era la primera ocasión en la historia que Portugal calificaba. Para ocupar un puesto en el certámen, se eliminaron en un formato de cuadrangular con Turquía, Rumania y Checoslovaquia, donde sumaron 4 victorias, 1 empate y 1 derrota.

Una vez en la Copa del Mundo, la promesa de emular a Vasco da Gama empezaba su curso. El equipo dirigido por Otto Glória enfrentó en el sector C a Hungría, Brasil y Bulgaria. Los lusos ganaron ése grupo vapuleando a todos sus rivales. Sumaron 9 goles a favor por sólo 2 en contra.

Dicha justa mundialista presentó al fenómeno brasileño, Pelé, con Eusébio. Aquel partido celebrado en Gudison Park el 19 de julio de 1966, no sólo selló el pase luso a cuartos de final, sino que terminó por eliminar a la ‘canarinha’. Vencer al equipo de sudamérica era más que suerte; en la cancha el mito del ‘13’ culminó al honorable ‘10’ del fútbol.

Da Gama reencarnó en Mozambique y rompió dos veces la red en lugar de cruzar el mar para descubrir nuevos horizontes. Como sea, fue otra forma de recordar la hegemonía imperialista, pero ahora en la Batalla de la selva.

En cuartos de final, Portugal impuso su ley ante Corea del Norte. Un equipo coreano sorprendió marcando 3 goles en media hora, pero las grandes fieras huelen el miedo. Eusébio acabó con 4 de los 5 goles portugueses en su cuenta personal y el 5-3 definitivo los mandó a jugar contra los dueños de casa en semifinales.

La bienvenida no fue cordial. Otro hombre le recordó a Eusébio que las clases existen y las jerarquías se respetan, el inglés, Bobby Charlton se encargó de hacer zarpar el barco lucitano rumbo a casa. El ‘9’ del Manchester United encontró la portería en dos ocasiones y aunque la ‘pantera’ descontó para su causa, el tiempo no bastó. El premio de consolación para el niño que hace berrinche como quien no quiere perder, fue llevar el cetro de goleador del torneo con un total de 9.

A los grandes soles sólo los opacan los fenómenos inmensos. Eusebio debutó con su selección a los 19 años, marcó 41 goles en 64 partidos y partió la portería 9 veces en una sóla Copa del Mundo jugada. Pelé metió 12 en 4 justas, debutó a los 17 años con Brasil y se adueñó de 77 goles en 114 enfrentamientos.

Brasil vs Portugal
Pelé y Eusebio antes de un enfrentamiento (Foto: Especial)

La relatividad se presenta una vez más en un deporte que emite juicios de valor constantes; si de dependencia se habla, quizá el luso fue más culminante para su equipo y ‘O’rey’ se rodeó de estrellas, sin embargo, jamás fue un problema para Eusébio, después de todo, las panteras cazan solas y se acostumbran a vivir bajo las sombras.

 

Miguel Enríquez | @MiguelEnriquezH

Sacrifico horas de sueño por un sueño más grande.