ADNdeportivo.com
Evita correr en ayunas.

Entrenar en ayunas, ¿mito o realidad?

Siempre nos han dicho la importancia de comer algo antes de correr, sin embargo, hay quienes recomiendan ejercitarte en ayunas para quemar más grasa. ¿Qué tan cierto es?

Correr en ayunas

Cuando tu dieta es baja en hidratos de carbono o carbohidratos, tu cuerpo tiene que recurrir forzosamente a las proteínas y grasas como fuente de energía. Es lo que pasa cuando entrenamos en ayunas. Al no tener gasolina, se optimiza la oxidación o ‘quema‘ de grasas, mientras que el glucógeno, nuestra reserva de azúcar, se mantiene intacta por más tiempo.

Sin embargo, lo que nunca nos dicen es que esto es un efecto muy a largo plazo y, como en todo, existen desventajas que debes conocer:

  • Baja de defensas: El ejercicio es como un estrés para el cuerpo, pues lo estamos haciendo trabajar de más y, si no le damos la energía que necesita, liberará más hormonas del estrés, lo que a su vez perjudica nuestro sistema inmunológico. Te enfermarás con mayor frecuencia y serás más susceptible a cualquier tipo de infección.
  • Menor tolerancia a la fatiga: Somos como los coches, necesitamos gasolina para poder arrancar. A falta de energía, el cansancio aparecerá mucho más rápido y no habrá mejora en el rendimiento.
  • Pérdida de masa muscular: Proteínas del músculo serán degradadas para convertirse en glucosa y permitirte correr por más tiempo. Es preferible cuidar tu masa muscular y bajar la grasa de otra manera. Entre más músculo tengas, serás más potente y eficaz para la carrera.
  • Puedes “quemar grasa” sin hacer ayunos: Necesitamos oxígeno para poder oxidar las grasas entonces, puedes trotar a un paso suave, pero que puedas ir platicando, es la zona en la que puedes aguantar fácilmente una hora sin parar. Los intervalos de alta intensidad junto con periodos apropiados de recuperación, también pueden ayudarte, solo recuerda que no es recomendable hacerlos por dos días seguidos.

¿Si quiero entrenar en ayunas, cuáles serían las recomendaciones? Si lo quieres hacer, sólo puede ser una o dos veces por semana, y cuando tengas entrenamientos muy suaves, de no más de 40 minutos.

¿Qué comer antes del ejercicio?

De preferencia alimentos ricos en hidratos de carbono: puede ser una fruta, una barrita de cereal o de amaranto, una rebanada de pan tostado con crema de cacahuate, o un puño de almendras con arándanos.

Recuerda que el ejercicio es para disfrutarlo, ¡no tienes por qué sufrir! No te sometas a cosas extremas, si es que existen otras formas más agradables de ver por tu salud.

 

 

 

 

Raquel Pérez de León | @raq_nutriologa

Raquel Pérez de León | @raq_nutriologa

Soy Nutrióloga apasionada del ejercicio y maratonista. Egresada de la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE y Maestra en Nutrición Deportiva por la Universidad del Valle de México y Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid. Amante de mi profesión, mi objetivo es enseñarte buenos hábitos de alimentación y running, para que disfrutes de este deporte al máximo. Citas: 04455 3850 6800