ADNdeportivo.com
Copa Rayados Cruz Azul
Inicio » El inminente divorcio de Rayados previo a la Liguilla

El inminente divorcio de Rayados previo a la Liguilla

Rayados aseguró su lugar en la Liguilla a una jornada de terminar el torneo regular; sin embargo, la afición no está conforme con el accionar del equipo.

A DOBLE RAYA

El primer paso paso para resolver un problema es la aceptación de que existe, en seguida viene la autocrítica y después la intención por solucionarlo. Tal parece que en Rayados esto no existe. ¿Cómo podría haber un problema si el equipo está calificado y con 27 puntos? La realidad es otra. Bienvenidos al espacio más rayado que un cuaderno… A doble raya.

El maquillaje se empieza a correr

El primer semestre de Diego Alonso es positivo si se califica con los puntos que el equipo ha obtenido en lo que va del torneo. 27 unidades y la posibilidad de llegar a 30 hablan de un buen desempeño en la Liga. Si a todo esto se añade la Final de la Copa MX, el balance es positivo; no obstante, las formas y el descalabro copero ante Cruz Azul, empañan el maquillaje de 27 puntos.

Monterrey aseguró su lugar en Liguilla tras empatar a un gol ante Necaxa. Pese a la clasificación, la igualada en Aguascalientes dejó desencantada a la afición rayada por el funcionamiento del equipo. No hay ni como recriminarles cuando uno ve el resumen y se da cuenta que Rayados atacó hasta el minuto 10 y luego ya se echó para atrás hasta que los Rayos lo empataron.

Una Liguilla para qué

La oncena de Diego Alonso pudo llevarse los tres puntos de Aguascalientes tras el remate de Luis Madrigal que se estrelló en el travesaño, pero es innegable que nadie quedó conforme con una demostración tan pobre y falta de ambición.

A primera vista dio la impresión de que el equipo bajó las revoluciones para cuidarse de tantas lesiones; al final el plan no salió y el plantel tuvo que conformarse con un punto. No sabemos si esto sea cierto, pero es una posibilidad ante algo que ya habíamos advertido: Alonso y Marchetti están haciendo algo mal en los entrenamientos y por ello los jugadores se siguen lesionando.

Por otro lado, han pasado 16 jornadas y soy un convencido de que Monterrey tiene más puntos de los que merece. En cierto modo es normal que Rayados no encuentre un estilo de futbol, pero lo preocupante es que sea de cara a una Liguilla. El 2-0 ante Veracruz y el 1-1 con Necaxa le permitieron sumar a La Pandilla, pero el equipo se vio carente de ideas, sin un estilo y por momentos superado ante equipos que están en la parte baja de la tabla. Si algo está claro es que, con este pobre nivel de juego, este Rayados se ve más cerca de sumar otro fracaso que de ganar la Liga.

Alonso a lo Mohamed

Antonio Mohamed dejó un equipo armado con tres años de trabajo en el bolsillo. A los albiazules les faltó culminar sus buenas temporadas con un campeonato, pero nadie puede decir que el club no jugaba con un estilo. Mohamed y su idea intentaron conquistar la liga con un juego en largo y quedaron muy cerca de lograrlo.

Diego Alonso, representa la contraparte de lo que ‘El Turco’ intentó coronar. Alonso prefiere hacer que el plantel juegue con la posesión de la pelota, pero no es tan sencillo cuando la plantilla está diseñada para un juego en largo. Ahora parece que el uruguayo intenta retomarlo. Es normal que el proceso de cambio lleve su tiempo, pero la directiva no calculó un ingrediente que los tiene al borde del divorcio con la afición: el agotamiento de la paciencia.

¡Traten bien al cliente!

Jorge Urdiales, quien considero el mejor presidente o cuando menos el más exitoso en la historia del club, habló hace unos días y manifestó su discordancia respecto a cómo se están haciendo las cosas en la directiva albiazul. Don Jorge, una voz autorizada para hablar del tema, considera que muchos de estos problemas radican en un error propio del mundo de los negocios: un desinterés por el cliente.

“Hay que trabajar porque hay 20 mil aficionados que todavía no tienen un sentido de pertenencia”
Jorge Urdiales

En entrevista para Adrián Maldonado de Once Diario, el expresidente de Rayados explicó que en su estadía “siempre se buscó crear un sentido de pertenencia entre el aficionado y la institución”; algo que hoy ya no ocurre y que tiene que ver con el abandono paulatino de la afición al BBVA. Aunado a los precios elevados en los abonos, un horario poco atractivo para la hinchada y los fracasos deportivos; el divorcio entre afición y directiva está más que cantado.

“El área de comunicación y comercial tienen que trabajar fuerte y de común acuerdo con el cuerpo técnico para determinar cómo manejar eso. […] Es nada más de poner un orden, establecerlo, organizarlo y va a funcionar. La gente te pide eso, que tengas esa apertura. No te pide de más”.

Un panorama poco alentador para Rayados

Posiblemente la afición no está clara de qué o cómo quiere las cosas, pero sí sabe a donde quiere llegar: al éxito, a los campeonatos. Los hinchas del equipo piden un club a la altura del estadio que tienen y uno de los primeros pasos es reconocer que hay un problema en la relación entre directiva y los que invierten en el equipo: la afición.

Con un vínculo roto entre afición y club, un equipo sin idea futbolística y mermado por las lesiones, el panorama es poco alentador para la Liguilla. Se necesita volver a generar ese vínculo de manera permante y no solo cuando se ocupa el #JuntitosPapá.

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado de la justicia en el deporte. Periodista deportivo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.