ADNdeportivo.com
Beckham con Los Ángeles Galaxy
Inicio » David Beckham, los títulos no son cuestión de moda

David Beckham, los títulos no son cuestión de moda

No ha existido futbolista con mayores expectativas fuera de la cancha que David Beckham. El nacido en Londres, Inglaterra, ha decidido orquestar su vida al estilo de la farándula, sin embargo, no siempre ha sido así; en algún momento la camiseta de la selección inglesa y los botines de las tres franjas lo dotaron de mayor elegancia que cualquier traje de pasarela.

Esperanzar en el ‘7’ inglés la conquista de una nueva Copa del Mundo pareció lógico. Figuras no abundan en la selección que se coronó por única ocasión en casa, durante el torneo de 1966, cuando Bobby Charlton deslumbró al globo terráqueo con su habilidad y su instinto goleador. Beckham contaba con otros dotes, pero con la misma etiqueta de figura; el toque de balón y la visión de periférica del terreno de juego eran las armas del londinense. El colocar los tiros libres de manera quirúrgica en la orquilla, involucraba la misma misión de un cirujano que opera a corazón abierto: volver a escuchar los latidos de quien parece muerto en vida.

La aventura de domar a los tres leones

Beckham debutó como profesional a los 17 años con el Manchester United de Sir Alex Ferguson en 1992. El mentor del juvenil tenía claro que la calidad se encuentra a cuenta gotas y que los botines del joven del barrio de Leytonstone necesitaban ser pulidos. Encontraba en él un futuro prometedor, un chico con hambre y liderazgo que no necesitaba ensuciarse ni correr 10 kilómetros por partido, pues la velocidad pasaba por su mente más que por sus piernas.

Pronto destacó en los Red Devilsel mediocampista talentoso levantó con dicho club 6 Premier League, 2 FA Cup y 1 UEFA Champions League en 1999, tras derrotar en la final al Bayern Múnich por un marcador de 2-1, en aquella ocasión el ‘Spice boy’ fue nombrado el mejor jugador del torneo.

Beckham patea un tiro libre
Beckham jugó con el United de 1992 a 1999 (Foto: Especial)

Parecía que el gran problema de Beckham era la mentalidad; en 1998, durante el Mundial de Francia, el número 7 de la selección de los 3 leones destacó en la primera fase de la competencia. Marcó un gol con el sello de la casa, el tiro libre, ante el combinado de Colombia, sin embargo, en el encuentro de octavos de final, Inglaterra se midió a Argentina, partido en el que el astro de Londres terminó expulsado al cometer una dura falta sobre Diego Simeone.

Las críticas en la isla no esperaron y se pedía que David no volviera a vestir la camiseta de la selección argumentando que no era digno de la misma. Poco le importó a los entrenadores que pasaron el periodo de eliminatoria tanto a la Eurocopa del 2000 como a la Copa del Mundo de Corea- Japón 2002; Kevin Keegan, Peter Taylor y Sven-Goran Eriksson contaban con el diestro como pieza medular de sus escuadras.

Beckham marca ante Grecia
Foto: Especial

Nada resulta mejor que sentirse como en casa. En la eliminatoria rumbo al Mundial de Corea- Japón 2002, Inglaterra enfrentó a Grecia en Old Trafford, la casa del Manchester United. Si los locales ganaban, clasificaban de manera directa a la justa internacional; el escenario era inmejorable.

Aquella tarde del 6 de octubre de 2001 sería recordada como el primer protagónico del galán telenovelero envuelto en pantaloncillos cortos. Con el partido empatado al minuto 93, el árbitro marcó un ‘caballazo’ sobre un delantero de los locales, nadie dudó en darle la pelota al ‘7’, mismo que, desde aproximadamente 35 metros colocó como con la mano la pelota en la orquilla derecha del marco griego. De las revanchas que la vida entrega, Beckham se redimía ante su público. Los villanos a veces también se convierten en héroes.

En tierras asiáticas, el hombre del momento se adueñaba del brazalete de capitán. Parecía que el renacer era sinónimo de su carrera, pues en su grupo, el F, le tocaba enfrentar a Argentina, equipo al que marcó de penalti su segundo gol en Copas del Mundo y que después de los 3 enfrentamientos, dejaría fuera de la ronda eliminatoria.

Pero los demonios con los que David condenaba lo condenarían a él. Después de eliminar en octavos de final a Dinamarca, Inglaterra se enfrentaba a la ‘alegre’ selección de Brasil, equipo candidato al título. Tras empatar a 1 gol en el primer tiempo, el más feliz de la selección sudamericana borraría la sonrisa perfecta del ya modelo. Ronaldinho marcaba el gol del triunfo tras un tiro libre perfecto; una cucharada de la propia medicina británica.

Copa del Mundo: La bonita que dijo ‘no’ a Beckham

Jugar un Mundial a los 31 años hace creer a los futbolistas que será el último intento por consagrarse: David Beckham no era la excepción. Encaraba en Alemania 2006 su última participación como capitán inglés y tras una ronda de grupos casi perfecta pero con un estilo defensivo que no le favorecía a sus figuras, los de la isla se metieron a octavos de final, donde la llave a los cuartos la tendría el ‘Spice boy’ , quien de tiro libre marcaba su último gol en Copas del Mundo y, así, imponía el record de ser el primer jugador del país británico en marcar en 3 justas mundialistas.

Para cuartos de final el adiós se presentó de forma caótica. Portugal, el rival en turno, destacó a lo largo de la competencia por ser un equipo vistoso y ofensivo. La idea de defender por parte de Inglaterra desgastó el juego y a su capitán, quien se despedía de los máximos escenarios al minuto 52 por problemas de salud. La debacle llegó hasta los tiros penales, donde portugal avanzó con marcador de 3-1.

Portugal vs Inglaterra
Foto: Especial

En la vida terrenal, ninguna belleza podría decirle que ‘no’ a David Beckham, pero el fútbol trasciende de las apariencias y se coloca en el plano de los esfuerzos. La Copa del Mundo jamás aceptó el coqueteo de Becks, no lo dejó ni estar cerca de ella y le recordó que es más difícil abrazarla que participar en el London Fashion Week.

El nacido en Leytonstone hubiese pagado el precio que sea por tenerla entre sus brazos, lamentablemente, el deporte no es cuestión de moda.

 

Miguel Enríquez | @MiguelEnriquezH

Sacrifico horas de sueño por un sueño más grande.