ADNdeportivo.com
Selección Mexicana Columna de Rayados
Inicio » Clásico Regio 117: El peor, todos perdimos

Clásico Regio 117: El peor, todos perdimos

La edición 117 del Clásico Regio será recordada por la violencia suscitada previo al partido. El empate sin goles entre Tigres y Monterrey salió sobrando.

A DOBLE RAYA

¡Es el peor Clásico Regio de la historia! Y no, no lo digo por los colores de una camiseta; sino porque por primera vez hay un joven debatiéndose entre la vida y la muerte. Soy de los que por años aplaudieron y presumieron la pasión y el color del derby regiomontano, pero también soy de los que hoy se sienten tristes y apenados por las demostraciones de insensatez, inhumanidad y violencia explícita previo al partido entre Tigres y Monterrey.

Entre víctimas y victimarios

Tras hacerse virales los videos donde se observa la agresión contra un hincha de Tigres, todo mundo está buscando fincar responsabilidades y dar con el paradero de los agresores. Desde mi perspectiva el problema no se resume a solo identificar a estos pseudoaficionados, la situación va desde la cúspide de una pirámide regida por las directivas de ambos clubes, seguridad estatal y sociedad civil.

No nos confundamos, no es cuestión de colores. Para iniciar una pelea se necesitan dos partes y aquí las hubo, pero la realidad es que hay víctimas que también traían la playera de victimarios. Rodolfo Palomo caminaba con otros seguidores de Tigres e iban con la intención de provocar, de agredir. Al final, a Palomo Gámez le tocó ser víctima como le pudo tocar a otro auriazul o a un rayado.

Dos directivas que no saben coexistir

Y es que el problema viene desde lo más alto de la pirámide con dos empresas que no saben coexistir y mucho menos convivir con su competencia. Este domingo por la noche, Ximena Peredo publicó un artículo donde plasma su postura al respecto de estos incidentes. Peredo da un argumento muy sólido para entender cómo es que permea en la sociedad el que dos empresas que son importantes en Nuevo León, no sepan convivir con su rival futbolístico:

“No saben coexistir con el rival, lo aniquilan, lo compran, lo absorben, pero no saben respetarlo. Esta malsana relación la exhiben en la forma en cómo dirigen a sus equipos de futbol. El hecho de que el estadio BBVA-Bancomer no contemple espacio para la porra del equipo visitante, nos habla precisamente de que la empresa no comprende la importancia de la otredad, ni de la pluralidad, no sabe convivir con rivales”

El Clásico Regio 117 no debió jugarse

No fue suficiente que horas antes dos grupos de pseudoaficionados chocaran y dejaran a un joven grave en el hospital. La Liga Bancomer MX y los dos clubes se hicieron sordos y continuaron con el “espectáculo”, cuando el partido no debía jugarse. ¿Dónde quedó la responsabilidad social que tanto preponderan y presumen ambas instituciones? Aquí estaba la oportunidad de demostrar su respeto y compromiso con la verdadera afición y sociedad neolonesa y no quisieron escuchar.

Por si fuera poco, la Liga MX se “lavó las manos” porque el hecho ocurrió a 6.6 kilómetros de distancia del Estadio Universitario; es decir, como no pasó en las inmediaciones de la casa felina, ¿entonces nos vale madres? Vaya falta de sensatez y de criterio, sentido común, de empatía y humanidad.

¿Qué papel juegan las barras para los clubes?

El viernes pasado Monterrey abrió las tribunas del Barrial para que la barra y los aficionados animaran al equipo previo al Clásico Regio. Retomo una de las últimas posturas de Mario Castillejos, periodista regiomontano, ¿quieren o no quieren a las barras? Porque entonces cuando me conviene, les abro las puertas y los hago sentir “parte del club”; pero cuando no los necesito, les subo el boleto y les reduzco el espacio en el BBVA Bancomer. El mismo cuestionamiento es para Tigres.

Medidas faltas de caracter

El lunes ambos equipos lanzaron un comunicado de prensa donde se supone están dispuestos a coperar y trabajar en conjunto para erradicar la violencia del futbol en Nuevo León. Este martes se realizó una conferencia con las directivas de ambos clubes, el presidente de la Liga MX y Manuel González, secretario de gobierno del estado.

Las medidas se resumen en una repetición de intentos que ya se realizaron en otros torneos. Basta recordar la bronca en el BBVA en mayo de 2017, cuando la directiva rayada se salvó de un veto a su cancha y puso en marcha un registro de los integrantes de “La Adicción”, barra del equipo; Tigres hizo lo propio con los “Libres y Locos”. La iniciativa fue buena, pero esta vez se ve que no fue suficiente.

Ahora salieron con la idea de prohibir las caravanas y el acceso a los grupos que acudan al estadio de esta manera. ¿Funcionará? En primera instancia parece más de lo mismo, más de medidas estériles para un problema que va más allá.

¿Dónde está la seguridad?

No podemos dejar de lado el tema de la seguridad. Más de uno criticó la omisión de los policías que se encontraban en la gresca de este domingo. La patrulla se retiró del lugar y la Secretaría de Seguridad del estado argumentó que los elementos “eran ampliamente superados en número”. Posiblemente nosotros habríamos hecho lo mismo, pero es increíble que la autoridad no estuviese preparada cuando los recorridos rumbo al estadio son los mismos en cada clásico.

Lo único que queda es exigir a las autoridades que castiguen a los responsables (sean del equipo que sean), pero no solo prohibiéndoles volver a entrar a un estadio en Nuevo León, sino con prisión, porque su intención no era agredir, sino asesinar. Ahí están los videos para muestra.

Un problema que no es solo del futbol, es de nuestra sociedad

No debemos ovidar que el futbol es un canalizador de múltiples emociones, en ocasiones tristemente de las más bajas pasiones. El problema es que estos individuos que hoy aparecen en los videos son parte de un problema de violencia que vive este país. Son aquellos que se sienten importantes cuando se ponen un jersey y salen a “defender con la vida a su club”.

El meollo del asunto tiene que ver con una carencia de educación y de valores en la sociedad, tiene que ver con la falta de decisiones por parte de las autoridades y también con la indiferencia de muchos de nosotros. La violencia es un problema de todos y hoy, en este Clásico Regio, perdimos todos.

P.D.: El resultado fue lo de menos, pero es de preocupar el tema de las lesiones. Mauricio Marchetti es el principal señalado y responsable por la plaga de lesiones en el equipo, pero eso será tema para la próxima entrega.

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado de la justicia en el deporte. Periodista deportivo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.