ADNdeportivo.com
Inicio » A doble raya: Rusia 2018 y un sueño ‘a cuadros’

A doble raya: Rusia 2018 y un sueño ‘a cuadros’

La Copa del Mundo terminó con la coronación francesa en Rusia 2018. Por un momento el mundo, excepto Francia, adoptó la playera a cuadros de Croacia.

A DOBLE RAYA

Tuvimos un sueño llamado Rusia 2018. Aquello que comenzó el 14 de junio con los sorprendentes golazos de Cheryshev, culminó este domingo con la practicidad de los franceses y la tenacidad del equipo croata. Fueron 32 días de un gran espectáculo futbolístico donde, como cada cuatro años, volvimos a creer en un equipo mexicano y terminamos disfrutando de la Copa del Mundo sin ellos. Bienvenidos al espacio más rayado que un cuaderno… A doble raya.

Una ‘endiablada’ y bella forma de jugar

La justicia a veces se esconde en el deporte y en algún momento creemos que el ganador no necesariamente fue el mejor. Rusia 2018 tuvo 32 participantes, pero los cuatro semifinalistas verdaderamente fueron los mejores del certamen; y si no los mejores, sí los más eficientes. Aunque quedaron fuera de combate, ingleses y belgas mostraron lo promisorio que es su futbol de cara a los próximos años, una versión jovial y pirotécnica del futbol que invita a soñar con estas dos selecciones.

Sin lugar a dudas Bélgica fue uno de los equipos que mejor futbol mostró en el campeonato. Con tantas variantes ofensivas, resulta increíble que Francia los secara en Semifinales. Lo que es digno de admirar es el estilo de estos ‘Diablos Rojos’, un cuadro agradable al aficionado y con un futbol vertical, por momentos elaborado pero siempre alegre y de gran pegada en la ofensiva. Mención especial para Thibaut Courtois, el mejor guardameta del torneo.

Francia y el selecto grupo de campeones

Simplemente no hubo rival para ellos. No está a discusión que Croacia los superó en funcionamiento durante la gran Final, pero nadie, absolutamente nadie tuvo la contundencia del equipo francés. Sinceramente no fue la escuadra más espectacular, recuerdo mejores versiones galas (como la de 2006 por ejemplo) pero en todo el campeonato se mostraron como un equipo sólido línea por línea. ¡Quién contra Francia!

¿Quién contra Varane y Umtiti?, quienes hoy se presumen como los dos mejores centrales del mundo. ¿Quién contra Kanté y Matuidi? La muralla y el pico que frenaron y destrozaron en la media cancha a los rivales. ¿Quién contra Griezmann y Deschamps? Los ‘Napoleones’ modernos para les bleus que supieron guiar al equipo dentro y fuera de la cancha, respectivamente. ¿Quién contra la magia y la velocidad de Mbappé?, quien no exagero al decir que tomará la batuta del nuevo ‘mejor futbolista del mundo’ cuando Messi y Cristiano se tengan que ir.

Francia demostró que no siempre ‘jugar bonito’ o tener la pelota más tiempo que el rival son los caminos para ganar. Los galos son uno de esos equipos de estirpe, de sangre ganadora a quienes aún en la adversidad les basta una embestida para poner todo a su favor. Su contundencia en Rusia 2018 explica por qué el grupo de campeones es tan selecto aún cuando hay equipos que se esmeran por entrar en esa élite. ¡Contundencia!

Un sueño ‘a cuadros’ llamado Croacia

La Holanda de 1974 y 1978, la Hungría de 1954 y Croacia de 2018… Tres historias diferentes y un elemento en común: el deseo de superación acompañado de trabajo y esfuerzo. Cuántas naciones con tanto amor al futbol desearían contar la historia que este 2018 Croacia puede contar. México tiene una tradición futbolera y una población mayor a la del equipo croata, pero la diferencia radica en el trabajo. No basta con pensar ‘cosas fregonas’ si no se acompañan en la cancha.

Croacia gana el Subcampeonato de Rusia 2018 y el corazón del mundo
Croacia se quedó cerca de conquistar Rusia 2018. (Foto: Twitter | @DinastiaFutbol)

Dieron todo lo que tenían futbolística, humana y físicamente. En algún momento conquistaron al mundo por esa historia de lucha, por crecer en un ambiente ensombrecido por la guerra y por tener un espíritu combativo aun cuando las piernas ya no responden. Croacia es el modelo a seguir de todas las naciones pequeñas, aquellas que son consideradas participantes. Es la historia del equipo que sí pudo. Quizás en saber que su entrega fue total se fundamente su ausencia de lágrimas el domingo en Moscú.

Spasibo, Rusia!

Fuimos privilegiados por vivir lo que, probablemente, fue el último Mundial de Messi y Cristiano Ronaldo. Afortunados por vivir la Copa del Mundo de las sorpresas, bendecidos por contar la caída de Alemania o la crisis de Argentina. Felices por vivir la ilusión del gol de Hirving Lozano y sorprendidos por el pie de Akinfeev que dejó fuera a España. Fueron 32 días de un libro hermoso y lleno de matices, un libro que sólo podemos abrir cada cuatro años.

Creo fervientemente que cada Mundial nos deja algo nuevo; un aprendizaje, nuevo reto o nueva reflexión. Me quedo con la alegría de un pueblo francés que hoy se olvidó de las diferencias raciales y de nacionalidades para festejar un título bajo una sola bandera; con la ilusión panameña y la euforia de los peruanos tras 36 años de ausencia. Me quedo con que los sueños se pueden realizar, pero siempre acompañados de trabajo y me quedo con una nueva ilusión, la ilusión de Qatar 2022.

P.D: Serán cuatro (y medio) largos años. Ahora sólo podemos conformarnos con volver a las migajas del futbol local, aquellas donde el Monterrey menospreció levantar un título de Supercopa MX, como si la institución estuviera para darse esos lujos… En fin, eso lo platicaremos el próximo martes.

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado de la justicia en el deporte. Periodista deportivo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.