ADNdeportivo.com
La debacle de Monterrey como institución
Inicio » A doble raya: Nadie está por encima de la institución

A doble raya: Nadie está por encima de la institución

Monterrey ligó su segunda derrota consecutiva y apenas suma cuatro puntos en los últimos seis enfrentamientos. El equipo de Mohamed está en picada y las críticas contra su proyecto no cesan dentro y fuera de la institución.

A DOBLE RAYA

Si alguien quería la cabeza de Mohamed, quizá este es el mejor momento para exigirla. Lo ocurrido ante Santos y Querétaro fue la confirmación de que Monterrey no sólo no camina, sino que se muestra perdido en la cancha. La Pandilla está oficialmente en crisis. Bienvenidos al espacio más rayado que un cuaderno… A doble raya.

Sin pirotecnia y con cancha deplorable

Han pasado casi tres meses desde que Rayados conquistó el torneo de Copa MX. Aquel premio de consolación fue lo menos que que la institución merecía tras un semestre espectacular. Hoy, 82 días después, ya no existe ese paliativo para Antonio Mohamed. Monterrey fue eliminado del torneo copero tras caer en penaltis contra Querétaro.

La eliminación podría justificar la molestia de la afición, pero más bien se trata de una suma de malos resultados de algo que se nota en la cancha; el equipo perdió la idea, ya no sabe a qué juega. Aquella noche podrida ante Querétaro, Rayados fue muy superior mas no contundente. Las constantes fallas en ataque culminaron con otra tragedia en penaltis, otra vez con los estragos de la cancha y otra vez con Avilés Hurtado como villano.

Lo de los penaltis no es un tema aislado. Cobrar un disparo desde los 11 pasos siempre conlleva presión, pero si hace se añade el estrés que Monterrey trae con esta situación y encima el pésimo estado de la cancha, las posibilidades de fallar se incrementan mucho más. Si de algo tuvo culpa Mohamed en este tema, fue de dejar que Avilés cobrara. El colombiano no estaba en condiciones y sólo terminó evidenciado. Antes que otra cosa, urge mejorar el césped.

Santos lo confirmó: La crisis es una realidad

Del sinsabor ante Querétaro, Monterrey tuvo que cambiar el chip y pensar en Santos. ‘El Turco’ sorprendió con cambios en el 11 titular como la inclusión de Carrizo y sentar a Hugo González, Pabón y Carlos Sánchez. Basanta ni siquiera salió a la banca. Nadie sabe por qué tomó las decisiones ‘El Turco’, pero la idea sólo funcionó 10 minutos. El golazo de Funes Mori fue una ilusión que pronto se desvaneció con tres goles de los laguneros.

Se aplaude la idea de darle oportunidad a Carrizo. La verdad es que el guardameta argentino está en mejor momento que Hugo González, el problema es que Juan Pablo poco pudo hacer con una defensa que hace agua. Como se dijo en la columna anterior, Velarde claramente no está en un buen nivel y otra vez quedó de manifiesto en dos de los goles que el equipo recibió.

Por otro lado, la segunda anotación de Furch mostró una marca floja y displicente. Es increíble que el argentino rematara solo en el corazón del área y sin un solo defensa que siquiera estorbara. ¿Cómo es posible que la mejor defensa del semestre pasado pasara a ser la onceava escuadra más goleada? ¡Es el mismo equipo! ¿En qué momento se cayeron?

¿A qué juegas, Mohamed?

Era entendible aquella premisa de ganar como fuera pero cuando ya ni siquiera hay claridad en cómo se está jugando, entonces la situación se vuelve preocupante. Preocupante porque César Montes terminó siendo hasta delantero; preocupante porque de jugar con un pelotazo largo para que resolviera Funes Mori o Pabón, ahora el equipo quiere jugar a ras de pasto y con posesión del esférico. El cambio es drástico y claramente no está funcionando.

Nadie está por encima de la institución

El Club de Futbol Monterrey no es una institución que está para experimentos, pretextos o para cumplir promesas. La exigencia siempre está presente y ahora más con la presión de una constante competencia con el vecino de la ciudad. Lo siguiente va por jugadores, cuerpo técnico y directiva.

  1. El plantel puede estar en mal o tener un bajón de juego. Lo que no es válido es jugar con desgano y con total displicencia. Vale más un jugador con hambre y ganas de hacer las cosas que mil nombres rutilantes sin espíritu.
  2. Los ciclos se cumplen. Antonio Mohamed lleva tres años en Monterrey y el equipo sólo ha clasificado a tres liguillas de siete posibles. El fracaso de Concacaf y las dos finales perdidas se suman a una crisis de credibilidad en el vestidor. El equipo ya no juega a algo en concreto y el discurso del ‘Turco’ parece caduco. Este podría ser el torneo donde, por dignidad, el argentino de un paso al costado. Lo mismo para la directiva.

Si la afición y la prensa exigen, es porque este equipo puede dar mucho más. Que quede claro que NADIE ESTÁ POR ENCIMA DE LA INSTITUCIÓN. Rayados no está para la gloria de Mohamed, Davino o el jugador sea quien sea. El equipo va por delante y eso lo deben entender para decidir.

¿Qué pasa con Monterrey? No se sabe, pero es un hecho que está en crisis. Ahora tiene que renovarse o morir. Se requiere encontrar un equilibrio, un equipo solidario y que no traicione su estilo. La muestra está con las mujeres y si no, vean la Liga MX Femenil. El trabajo en equipo da frutos, no las individualidades.
¿No lo creen?

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado de la justicia en el deporte. Periodista deportivo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.