ADNdeportivo.com
Rayados y Turco se despiden
Inicio » A doble raya: Los siete pecados del ‘Turco’

A doble raya: Los siete pecados del ‘Turco’

La paciencia se agotó en la cúpula del Monterrey y cayó la cabeza del ‘Turco’. Antonio Mohamed dejó de ser técnico de Rayados por mutuo acuerdo con la directiva.

A DOBLE RAYA

Tras la Final perdida ante Tigres, en este espacio se planteó una sola justificación para mantener a Antonio Mohamed: ser campeón. A casi cinco meses de ese escenario, la realidad es otra. Monterrey quedó eliminado en Cuartos de Final y ‘El Turco’ renunció, lo que la directiva avaló el lunes por la tarde. Así, con la despedida de Mohamed y sus ‘siete pecados’, se inicia una nueva entrada en el espacio más rayado que un cuaderno… A doble raya.

1. La soberbia del ‘Turco’

Estuvo al frente del club durante poco más de tres años. La autocrítica brilló por su ausencia en los juegos cruciales del equipo y que, por cierto, perdió. Con argumentos como “sólo nos tiraron dos veces” cuando los rivales habían sido superiores, Mohamed se escudó en múltiples ocasiones para explicar las derrotas. Esa capacidad de reconocer errores sólo llegó en oportunidades como la del sábado ante Tijuana.

2. Avaricia

Conseguir el campeonato se volvió en una obsesión para Mohamed. Tanto fue el deseo de conseguir la liga que no escatimó en traer o quitar a quien considerara ‘innecesario’ para su proyecto. Algunos jugadores salieron del equipo en medio de especulaciones donde se presume alguna fricción con el estratega argentino. Nadie está por encima de la institución, pero hubo salidas que sí pesaron en la grada y en la cancha. La más sonada es sin duda la de Jonathan Orozco.

3. Querer conquistar la Liga MX a pelotazos

Quizás este ‘pecado’ podría resumirse como pereza, porque cuando el equipo necesitó reinventarse no lo hizo. Está claro que Mohamed Matijevich intentó prácticamente todo por ganar un campeonato y aunque en algún momento buscó cambiar la fórmula en el ataque del equipo, es un hecho que no lo logró. Rayados se convirtió en un equipo predecible y falto de ideas. Todo se resumía en lanzar la pelota en largo para Funes Mori y encontrar el gol. No funcionó.

4. El fracaso de la Concachampions

Tal vez muchos ya no se acuerdan pero, tras la Final perdida ante Pachuca, Monterrey sumó un tremendo fracaso en la Concachampions. La escuadra albiazul quedó fuera en fase de grupos tras caer en Nuevo León y Panamá con el humilde Árabe Unido. Rayados necesitaba ser primero de grupo para avanzar y para ello derrotó al Don Bosco FC de Haití, pero se vio mal ante la escuadra panameña.

5. El golpe del 92:43

Evidentemente no fue su culpa que Édgar Castillo no saltara a 17 segundos del final y permitiera (involuntariamente) el cabezazo de Víctor Guzmán; no obstante, nadie se va a olvidar de que aquella noche del 29 de mayo Cardona voló un penalti y que el técnico era Antonio Mohamed.

6. 2017: El ‘año del Tigre’

Monterrey enfrentó a Tigres en la Fecha 17 y los venció con autoridad. 2-0 en el marcador y un funcionamiento que anuló a los felinos con base en una línea de cinco defensores (o tres centrales y dos carrileros). Ambas escuadras volvieron a encontrarse en la Final y esta vez Mohamed cambió táctica y estrategia. No funcionó. Los universitarios fueron superiores en la mayor parte de la eliminatoria y ganaron con justicia.

Perder la primera Final Regia ante el acérrimo rival y como local, se sumó a la humillación del 1-6 (global) con que los felinos eliminaron por primera vez a Rayados en liguillas. Y sí, ambos resultados en el Estadio BBVA, los dos en el mismo 2017. En efecto, pesa más la final perdida; el último motivo que necesitaba la afición para agotar la paciencia y pedir la salida de Mohamed.

7. Aferrarse a un proyecto podrido

Existe el rumor de que aquella noche del 10 de diciembre Mohamed presentó su renuncia y la directiva no la aceptó. En primera instancia podría pensarse que ‘El Turco’ dio una lección de persistencia y de sed de revancha; sin embargo, con el andar del Clausura 2018 se confirmó que la nave ya no caminaba como en otros semestres. Por salud mental y emocional ya no era sano seguir con un proyecto donde la losa de los fracasos era insostenible.

Para el final…

Antonio Mohamed nunca tuvo la llave para abrir la puerta de las grandes victorias, pero tampoco se le puede reprochar que no lo intentara. No era bueno seguir con un proceso tan mermado por los fracasos y eso mismo también tendría que pensarlo la directiva con Avilés Hurtado y Hugo González; otro par de buenos futbolistas que están derrumbados anímicamente.

Tampoco pueden hacerse a un lado los números de ‘Tony’ pero con la inversión que tuvo en tres años, una Copa MX suena a muy poco. Si hacer campeón al Monterrey no estaba en ‘turco’, quizás la respuesta esté en un ‘Rey Midas’ o en un ‘pastor pampero’; así lo ve la afición, aunque tal vez el elegido sea de otros aires más renovados.

P.D.: Esta columna es de martes pero por única ocasión se publica este miércoles. Por cierto, es importante hablar de lo acontecido con Rayadas en la Final Femenil, pero eso es algo que merece una entrada completa la próxima semana.

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado de la justicia en el deporte. Periodista deportivo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.