ADNdeportivo.com
Inicio » A doble raya: De Mohamed a Diego Alonso

A doble raya: De Mohamed a Diego Alonso

Rayados ligó su tercer triunfo de liga en la era de Diego Alonso. Monterrey sigue intentando adaptarse al nuevo estilo de su técnico.

A DOBLE RAYA

Era evidente que el sello de Mohamed no se iba a acabar de la noche a la mañana en el Monterrey. Los Rayados batallaron demasiado para vencer al Querétaro y por momentos mostraron las hechuras del ‘Turco’. Ganaron, sí, pero no con las formas y tampoco de las maneras que la afición quisiera. Como quiera que sea, la victoria permite trabajar con menos presión.

Salieron muy gallos

No siempre las cosas salen a pedir de boca o con suma facilidad en la cancha. Soy de los que piensa que es mejor perder o tener una mala racha de la Fecha 1 a la 17 que ya en la Liguilla, y es que los rivales también salen a imponer su estilo y terminan complicando las cosas.

Querétaro no salió a especular y se plantó con valentía en la cancha del BBVA Bancomer. Presión desde la salida, espacios reducidos y discipina táctica para defender; todo esto le complicó mucho las cosas al Monterrey y, por si fuera poco, comenzaron contra la pared con un penalti muy polémico.

Un partido agridulce para Nico Sánchez

Tras el penalti de Edson Puch, Nicolás Sánchez se quitó la loza que traía tras dicha marcación. ‘Nico’ emparejó el encuentro con un cabezazo espectcaular, pero después vino el segundo yerro de la noche con un penal fallado. Es humano y lo había hecho muy bien. Lo único que podría decirse respecto a Sánchez es que los penales son jugadas a balón parado y que estas solo se perfeccionan con base a la práctica.

Los de Diego Alonso con toques de Mohamed

El partido estaba emparejado y, de pronto, Monterrey perdió la pelota y Querétaro se veía cada vez con más peligro en el arco de Barovero. Rayados solo mostró peligro a base de latigazos… ¿Dejavú? Ahora los albiazules estaban en un escenario muy conocido y con sus tres referentes para ejecutar las partituras del ‘Turco’.

Una vez más los Rayados cedieron la pelota al rival; esta vez de forma involuntaria, porque Alonso pretende que el equipo juegue con la posesión del esférico, no a pelotazos. Paradójicamente fue en otro latigazo como se resolvió el partido. Rodolfo Pizarro fue preciso y cedió el balón para Pabón y luego llegó Hurtado para sentenciar el juego.

Paciencia para la trancisión…

Por momentos fue desesperante ver cómo los Rayados dejaron de atacar y cómo Querétaro se plantó en las narices de Barovero. Insisto, la resolución del partido llegó con la esencia de lo que dejó Mohamed. Es entendible que el sello de Diego Alonso tardará cierto tiempo en verse en la cancha, pero por ahora lo rescatable es que esa trancisión va acompañada con victorias. Paciencia, nada más, paciencia…

P.D: Paciencia también con las chicas, porque quizás el arranque no ha sido el deseado con el equipo de Héctor Becerra, pero este plantel tiene para volver a la liguilla y ser portagonista. Por lo pronto, ya comenzó la semana del Clásico Regio Femenil.

Mario Becerril | @becerril_m26

Apasionado por llevarte todos los detalles de los deportes que más te emocionan. Aficionado de la justicia en el deporte. Periodista deportivo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.