ADNdeportivo.com
Inicio » 1971: el año en el que México fue finalista en un Mundial Femenil

1971: el año en el que México fue finalista en un Mundial Femenil

El día de ayer se volvió a hacer historia en el futbol femenil mexicano. Tigres y Monterrey dieron un gran espectáculo en el Juego de Vuelta de la Final del Clausura 2018 de la Liga MX Femenil, el cual tuvo que llegar hasta la tanda de penales para conocer a las nuevas Campeonas; sin embargo, las mujeres futbolistas comenzaron a hacer historia desde 1971, cuando casi se coronaban en el segundo Mundial Femenil celebrado en México. Entérate aquí de la historia del Tri Femenil.

EL CAMPEONATO FEMENIL QUE QUEDÓ EN EL OLVIDO

La Copa Mundial de Futbol de 1970 siempre será recordada por los mexicanos, pues fue el primer mundial que albergó México, además que fue considerada como la edición más limpia al no tener ningún jugador expulsado. La actuación del Tri no fue diferente, ya que su eliminación sucedió en los Cuartos de Final, juego en el que enfrentó a Italia, selección que quedó Subcampeona.

Sin embargo, 1971 también fue un año importante para el país, ya que también fue sede para el Segundo Campeonato Mundial de Futbol Femenil, evento en el que el Tricolor llegó hasta la Final, pero infortunadamente no pudo coronarse.

La inauguración se llevó a cabo el 15 de agosto de 1971 en el Estadio Azteca, evento en el cual asistieron más de 80 mil personas, pero esto no pudo ser considerado como récord porque no era considerado como un evento oficial de la FIFA.

En dicha presentación desfilaron todas las selecciones invitadas, las cuales fueron cinco sin incluir a México. En primer lugar apareció Dinamarca, selección que se coronó en 1970 en la primera copa en Italia, país que salió en segundo lugar, después aparecieron Inglaterra, Francia y Argentina. Finalmente, México apareció y el Coloso de Santa Úrsula se llenó de aplausos y gritos de emoción.

México albergó la Segunda Copa Mundial Femenina. (Foto: Especial).

La capitana del Tri en ese entonces era Guadalupe Tovar, quien se encargó de pronunciar el juramento deportivo y por último, Mario Rambaudi, vicepresidente de la Federación Internacional de Futbol Femenino, inauguró oficialmente el II Campeonato Mundial de Futbol Femenil.

Las invitadas fueron divididas en dos grupos, A y B. En el primero las integrantes fueron Argentina, Inglaterra y México, equipos que jugarían en el Azteca y en el Grupo B fueron Italia, Dinamarca y Francia que jugaron en el Estadio Jalisco.

El juego de apertura se llevó a cabo el mismo día de la inauguración entre México y Argentina, encuentro en el que las nacionales dejaron claro que querían proclamarse Campeonas en tierra azteca. El primer gol lo realizó María Eugenia ‘Peque’ Rubio al minuto 20, el 2-0 lo hizo Patricia Hernández al 30’ y en el complemento incrementaron la ventaja a 3-0, pero Angélina Cardozo hizo el gol de la honra para las sudamericanas.

SIN RECONOCIMIENTO, SIN APOYOS

México triunfó en cada enfrentamiento que disputó en esta corta competición; sin embargo, los problemas comenzaron cuando jugó las Semifinales contra Italia. Durante el partido hubo algunas decisiones polémicas de los árbitros, lo cual provocó la furia de las italianas, quienes arremetieron contra los silbantes y mexicanas, situación que llegó a la prensa local al igual que la situación del Tri.

El tres de septiembre se dio a conocer en los diarios que las seleccionadas mexicanas no recibían ningún apoyo económico por ser consideradas amateur, noticia que fue de relevante porque un día antes se habían reunido con Jaime de Haro, presidente del Comité Organizador, con quien no llegaron a un acuerdo.

Las futbolistas no tuvieron otra opción que ponerle un ultimátum a Haro, ya que ellas solicitaban dos millones de pesos y si no recibían tal pago no jugarían la final, situación que no sucedió porque las seleccionadas lo consideraron una falta de respeto a la afición y lo jugaro a pesar de que no recibirían ningún peso.

A UN PASO DEL CAMPEONATO MUNDIAL

El estado de ánimo de las mexicanas se vio mermado por tal negativa del organizador, lo cual se reflejó en el terreno de juego cuando enfrentó en la final a Dinamarca, actual Campeona del Mundo.

El resultado final fue de 3-0 en contra de las nacionales, quienes estuvieron a punto de coronarse si la respuesta del comité hubiera sido otra, situación en la que nunca han estado el futbol varonil; ni en la final de una Copa Mundial, ni sufriendo por apoyos de los directivos.

Iris Rodríguez | @SoyIriseis

Iris Rodríguez | @SoyIriseis

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Orgullosamente UNAM. Apasionada de los deportes y convencida que las mujeres también podemos hablar de ellos.